Cecilio cumple 20 años. Ahí es ná.

Hace un par de meses, Amanda Martínez contactó conmigo y, tras una breve entrevista telefónica, publicó esta nota en el IDEAL del 25-05-2013. Gracias, Amanda.

También puedes leerla en TeRecuerdo, su blog de efemérides.

No puedo decir, como el tango, que ‘veinte años no es nada’ y el que pueda, que diga si la vista no le marea de mirar atrás. Tampoco voy a contar la batallita, recordando detalles y anécdotas varias y no porque las haya olvidado. Lo recuerdo todo. Las palabras, los olores, el brillo de los días y las sombras de las tardes. El ahínco de querer. El delirio de intentar. Las fuerzas puestas en el momento. Cada vez.

Podría ser más breve teniendo en cuenta que no voy a contar nada, pero quiero decirlo otra vez. Cecilio cumplió veinte años y sigue teniendo la misma cara. Sigue esquiando. Sigue caminando, con sus esquíes al hombro, saludando a nadie, a tod@s.

A los que esperan en este último párrafo la vencida, les propongo una reflexión: El pasado y el futuro son los ladrones que te roban el presente.

(1) Galeria de Inventores

Realmente existió. Sir Alexander Inocencio Morweck fué un diplomático australiano que hacía sus experimentos y descubrimientos en sus ratos libres.

Su pasión le llevó a descubrir un modo de fabricar fieltro con pelo de canguro de manera mucho más rápida, pero no se llegó a iniciar el proceso de producción por falta de inversores. También ideó un modo de destruir documentos (para el servicio secreto de su país) del que nunca se le reconoció su autoría. Fueron muchas de sus ideas las que alimentaron el taller de armas del acuartelamiento de su ciudad natal, Brisbane, donde se fabricó el primer utillaje contra armas químicas.

El título de Doctor Honoris Mortis se le concedió a título póstumo en 1958. Su viuda recogió le placa y la colocó sobre la puerta del granero de su casa, donde Alexander tenía su taller cuando era niño.

Su trágico final se debió a un error de cálculo. Un cero a la izquierda, un cero de menos, supuso que la presión de vacío le arrancara la consciencia el 12 de diciembre de 1928. Hoy hace 84 años. Menos mal que todo eso es mentira…

molesto?

Este dibujillo es de un bloc de apuntes que hice cortando una libreta en tres tiras largas. Es del 83.

Hay quien cree que por preguntar “molesto?” tiene vía libre y puede avasallar a quien se le ponga por delante. Las buenas maneras, lo que antes llamaban reglas de urbanidad, no son sinónimo de educación ni de cortesía ni nada de eso. Prefiero menos protocolo y más empatía.

Pero claro, lo que yo prefiera no es que lo vaya a encontrar en tanta abundancia como me gustaría. Hay gente buena, pero eso de “to er mundo é güeno” tampoco me acaba de convencer.

Si alguna vez has estado en la piel de alguno de los dos personajes del dibujo, piensa en porqué nos creímos lo que nos contaron y cuánto falta para que empecemos a dejarnos de reglas huecas y protocolos vacíos y miremos por dentro a la gente que pasa cerca de nuestro camino cada día. No es tan difícil. Lo difícil es ser transparente y dejar que te miren así.

Trillizofrenia

Uno de mis textos en un trabajo gráfico del Equipo GEL. Tratamientos pictóricos, fotocopias, collage…  El título también es de ellos (eran 3, GEL=Guti+Enrique+Luis) y fue publicado en el número cero de La Granada de Papel, publicado por el Ayuntamiento de Granada en el 84.

El ambiente creativo propiciaba más de una reunión donde se compartían y mostraban trabajos. Este texto, que son dos poemas que escribí unos meses antes en el mismo papel, fueron unidos para crear este espécimen de furia creativa y asco por el apestoso mundo que estábamos descubriendo bajo la capa de “libertad, pero dentro de un orden” que resplandecía en apariencia. Transcribo el texto a continuación:

Quisiéramos que supieses
cómo fue nuestra infancia
Abandonados en una lengua blanda de poliéster.
Cruzados en los brazos como cortes en la piel.
Gritando mudas voces a lo negro de la noche.

Desde dentro menguaremos para volver al paraíso. Y de ahí, a la nada.

Arrancadnos los ojos, ¡los brazos!
Nuestras lenguas escupen besos de vitriolo
que queman la frente de los niños.
El mundo había nacido antes de que nos hicieran
y no nos gusta su cara de viejo llagado.
Los perros almuerzan dioxina y con espuma y babas
lamen las manos de sus amos.
Nos morderemos mutuamente si nadie nos quiere rabiar.

Muerte significa brisa.
Sangre significa luz.
El puro juego de la vida es enemigo.

Me aburro de ver cómo te aburres
viéndonos tan aburridos.

Dibujillos para una Guía. AEAS 2000.

Aquí los muestro ampliados. Son muy pequeños. Aunque irían impresos a tamaño pequeño, los podría haber dibujado en grande, pero no. Son muy pequeños.

Su destino era ser las ilustraciones de la Guía de Ocio que preparó Inmaculada Vilardebó para AEAS 2000, el Congreso de Empresas de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas que organizó Emasagra en el 2000, del cual me encargué de realizar todo lo concerniente a diseño e identidad gráficos. Se editaron además guías para Visita al Albayzín, Visita a las Alpujarras, El Sacromonte, La Granada Monumental y por supuesto, Visita a la Alhambra.

La guía se llama Dos días y medio en Granada. Los textos son de Inmaculada Vilardebó y tiene un prólogo de Rafael del Pino. Aquí dejo un enlace a la guía en PDF: ver/descargar